ALMOHADAS


Que nuestro descanso sea reparador y nos levantemos como nuevos de la cama depende, junto al colchón, de la almohada. Te contamos qué debes tener en cuenta para acertar al elegir la tuya

La posición en la que sueles dormir es importante a la hora de elegir la almohada más adecuada. Antes de decidirte, pruébala en la tienda adoptando la postura en la que te acuestas de manera habitual.

Si compartes cama, evita elegir una única almohada. Los expertos recomiendan que cada uno tenga la suya propia, sobre todo cuando hay una diferencia considerable de peso y altura.

Conviene ventilar cada día la almohada, lo mismo que con el colchón. Y la funda de protección debería lavarse cada dos meses.

La nueva generación de almohadas incorporan, ya sea en su estructura o en la funda, tratamientos antisuciedad, antiácaros, antihongos... E incluso con Aloe Vera, que además de proporcionar más suavidad y excelentes beneficios para la piel, garantiza una máxima transpirabilidad para mejorar el descanso.

NI MUY GRANDE NI MUY PEQUEÑA Para un buen descanso, la anchura de la almohada debería siempre superar la de tus hombros.

DE FIBRA DE POLIÉSTER Almohada de firmeza media y es ideal para aquellos a quienes les gusta dormir de espaldas o cambian a menudo de posición durante el descanso.

DE PLUMAS Son almohadas blandas, por ello son indicadas solo para las personas que suelen dormir boca abajo, con excepción de las personas muy robustas o las que se mueven mucho mientras duermen, ya que la sujeción no sería la adecuada.

VISCOELÁSTICA Su diseño especial se amolda al contorno de la cabeza y cuello y se adapta fácilmente a tu forma de dormir.

CON EFECTO REFRESCANTE Una de las últimas novedades en almohadas son las que incorporan una "placa" de gel. Suelen contar con un núcleo viscoelástico que, para conseguir el efecto refrescante, incorpora una placa de gel.

CON ALMOHADA, SIEMPRE Según los expertos, no deberíamos dormir sin almohada, ya que el cuello adoptaría una postura forzada y antinatural durante muchas horas, que se traducía en molestias y posibles lesiones.

CUÁNDO CAMBIAR DE ALMOHADA Los expertos recomiendan renovarla entre los dos y los cinco años, pero si dudas puedes hacer este truco: dobla la almohada por la mitad, pon un peso ligero sobre ella y suéltala. Si aún está en buen estado, la almohada debería volver a su forma natural y lanzar el peso. Si no, toca cambiarla.

Para completar tu descanso en MESQUEMOBLES te ayudamos a eligir tu COLCHÓN Y la BASE para tu colchón que mejor se adapte a tus necesidades. Opta por somieres fijos o articulados, bases tapizadas o canapés abatibles.


descuento CUPÓN DESCUENTO Subcríbete a nuestras Novedades y Ofertas y consigue tu cupón descuento del 3% para tus compras en Mesquemobles